Las expectativas no cumplidas de “Star Wars: The Force Awakens” [SPOILERS]

ALERTA DE SPOILERS: La siguiente crítica cuenta y revela detalles importantes de la trama y desarrollo de Star Wars: The Force Awakens, si aún no han visto la nueva entrega estais advertidos. 

Hace 32 años dejamos a Star Wars descansar en paz. Luke, Han y Leia celebraban en Endor la caída del Imperio Galáctico junto a sus nuevos amigos los ewoks. Darth Vader había obtenido su momento de redención asesinando al emperador y cumpliendo con la profecía de devolver el equilibrio a la Fuerza. Los malos fueron vencidos y se esperaba una lenta y progresiva transición hacia la democracia galáctica.

Sin embargo, luego de una indecente precuela-trilogía, y la compra de los derechos de La Guerra de las Galaxias por parte de Disney, la historia que parecía terminar perfectamente en Endor, y que al igual que Indiana Jones y la Última Cruzada tenía un cierre encantador, decide volver a empezar. Pero como seres humanos con alma y vulnerables a la nostalgia, éstas noticias fueron cálidamente abrazadas.

The Force Awakens, con una campaña de marketing elegante y precisa, dejó grandes zapatos que rellenar sobre lo que finalmente se vería en el cine. Dejando a muchos fanáticos del séptimo arte como la película más esperada del año, y más aún todavía, si Mad Max: Fury Road nos había enseñado que las secuelas de acción resucitadas tras décadas pueden alcanzar el status de nuevos clásicos.

El trabajo de J. J. Abrams trae mucho de bueno consigo. Las secuencias de acción no descansan y ningún momento de la película cae en el tedio. A diferencia de las precuelas que abusaron en demasía de la oratoria política, filosófica y moral. La cinta inicia fuerte y no deja descansar hasta sus créditos finales. Gran parte gracias al talento narrativo de Abrams, tal vez uno de los mejores directores comerciales de esta generación.

Sin embargo, la cinta no está hecha para construir un nuevo relato que se instaure en la lista de clásicos. The Force Awakens es en toda su extensión una redención con sus fanáticos para borrar todo retazo de las precuelas y reencantar a sus fans luego de que sintieran su infancia violada tras el Episodio I, II y III. De esta manera la cinta aprende muchas cosas y evita caer en personajes que eran más símiles a monjes asexuados, evita la mención de midiclorians y elude la aparición de figuras de autoridad como burócratas y políticos, uno de los primeros blancos de la Estrella de la Muerte 3.0 se asegura de ello.

Culpar a “The Force Awakens” por estar a servicio de los fans no es justo, pues en primera instancia es su principal objetivo.

Por otro lado el nuevo elenco trae una frescura sumamente agradable. Daisy Ridley (Rey), es sin lugar a dudas una de las jóvenes promesas del cine de la próxima década, y se transforma en una vigorosa, obstinada e inocente protagonista de éste puntapié inicial. En momentos en que el feminismo domina gran parte de la sociedad actual esta adición es ampliamente celebrada. Como contraparte a Ridley, Abrams explora un lado desconocido anteriormente, la identidad de los hombres debajo de los cascos de stormtroopers. Boyega da vida a Finn, un redimido soldado de esta organización militar conocida como la Primera Orden, que decide dejar esta sociedad fascista y hacer lo que es correcto. La adhesión de Poe Dameon, interpretado por Oscar Isaac, cierra esta trinidad de personajes construidos en similitud al trío original.

A grandes rasgos, el Episodio VII se siente como un reinterpretación del Episodio IV. Tienes un huérfano que vive en el desierto y que sueña con aventuras y dar fin a su vida rutinaria. Un piloto intrépido que no teme decir lo primero que se le viene a la mente, y cuyo fiel compañero es un ser no humano que no habla español. Un villano de máscara oscura con un pasado misterioso y un arma titánica con un punto débil. Y todo esto sellado con un robot que alberga el mapa para lograr la victoria del bando de los buenos. El parecido es tan cercano que instintivamente pensé que luego de la destrucción de La Estrella de la Muerte 3.0 habría una ceremonia de premiación.

Esta reinterpretación parece ser un común denominador en la filmografía de Abrams. Podemos ver parecidos entre el reboot de Star Trek, con la primera Star Wars. Into the Darkness con “The Wrath of Khan”, e incluso “Super 8” pareciera nacer vagamente de la herencia de E.T.

En una visión más alejada, según Scott Mendelson, el guión de The Force Awakens parece ser un “Star Wars: The Greatest Hits”. Pero creo que el problema en que cae más pesado el episodio VII, es que a diferencia de las originales, no funciona en solitario y no logra brillar de forma individual.

En contraste a todas las 6 entregas anteriores, cada una se construye y cierra de forma más concreta. La Amenaza Fantasma cierra con la paz en Naboo. El Ataque de los Clones con el desencadenamiento de la Guerra de los Clones y la consolidación del romance entre Anakin y Padme. La venganza del Sith termina de construir la figura de Darth Vader. Y así las originales.

El Episodio VII se siente como la primera parte de algo mayor. No como una película que funciona por sí sola. Sino algo que necesita de sus otras 2 partes para terminar de contar su historia.

Además la cinta presenta una serie de dudas astronómicas que no se veía tan descaradamente desde “The Amazing Spider-Man 2”. ¿Qué pasará con el personaje interpretado por Max Von Sydow? ¿Quién era? ¿Quién es la familia de Rey y por qué la dejaron sola? ¿Murieron? ¿Es Rey una Skywalker? ¿Por qué Han y Leia no están juntos? ¿Quién es el jefe de Kylo Ren? ¿Es un Sith? ¿Habían más Siths luego de la muerte de Darth Sidious? ¿Cómo obtuvieron el sable de luz de Luke si la última vez que lo vimos fue cayendo al vacío luego de que Darth Vader le cercenara la mano? ¿Por qué Luke dejó un mapa para que lo encontraran? ¿Cómo accedieron a este mapa? ¿Por qué la Primera Orden está tan desesperada en encontrar a Luke si le está yendo tan bien sin él? ¿De dónde obtiene la Primera Orden sus recursos y cómo armaron un ejército entero sin que la Nueva República se diera cuenta? ¿Por qué la Nueva República no ha tomado acciones contra la Primera Orden? ¿Y por qué la Resistencia se llama Resistencia si son el gobierno actual en la galaxia?

Pero no obstante uno de los cuestionamientos que más caló dentro de mí fue el arco dramático esencial de esta cinta. La confrontación entre Han Solo y su hijo.

La revelación de la paternidad de Darth Vader en el Imperio Contrataca es una de los grandes hitos del cine. Abrams trató de no emularlo y despachó livianamente la paternidad de Han en el segundo acto de la cinta. Sin embargo, un poco de Shakespeare hubiese ayudado un poco más a esta lucha final de padre e hijo, donde Han lastimosamente intenta traer a su hijo de vuelta a la luz, tal como un padre que impotente desea sacarlo de las drogas. La ligereza con la que se ensambló y la poca conexión entre ambos personajes le resta una relevancia significativa.

Para ejemplificar. Si Luke hubiese sido el malo y él hubiese asesinado a Han, el golpe hubiese sido mayor que con el recién introducido Kylo Ren. Existe un desarrollo mayor entre estos personajes. De hecho no vemos al nieto de Darth Vader y al capitán del Halcón Milenario hasta su encuentro final. Es por eso que la batalla central de Anakin con Obi-Wan es más chocante, hemos visto estos personajes crecer juntos durante 3 películas y obligando a nuestros ánimos dividirse entre ambos jedis.

Por último, la aparición final de Luke Skywalker es sumamente decepcionante. Toda la cinta se construye en la búsqueda de este personaje. La cinta empieza con: “Episodio VII. The Force Awakens. Luke está desaparecido”, y dejarlo como un gancho para obligarnos a ver el Episodio VIII es una medida caprichosa y nefasta. De la misma manera que el dragón Smaug, una vez liberado, cierra la segunda entrega de El Hobbit.

Iremos a ver la siguiente entrega, no es necesario dejar todo tan en “Continuará…” sabemos que lo hará. Una medida más acertada hubiese sido introducir a Luke en el clímax de la cinta y torcer la suerte de la trama hacia los buenos. Un buen relato paralelo hubiese sido ideal para concretar dos historias. Un grupo de personajes, ya habiendo accedido al mapa, que se hubiesen encargado de buscar a Luke y otro grupo con la misión de descubrir la forma de destruir la nueva estrella de la muerte. Y unir ambos en el final. Al igual que se hizo con el Imperio Contrataca.

Es una buena película. Divierte. Y en ningún momento se siente tediosa. Pero finalmente es eso… solamente una película. No es una leyenda moderna como sus predecesoras. Pero toda mi fe está en que las otras lo serán.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s