Review: The Hobbit: An Unexpected Journey

the-hobbit-an-unexpected-journey-dwarf-banner

A veces las películas son como fiestas. Comienzan en un lugar que antes conocías, y a medida que el evento va avanzando se van integrando distintos personajes, unos que no veías hace mucho tiempo y otros que recién se están presentando. La música juega con la nostalgia, mientras que las imágenes y el escenario despiden un aroma de antaño, una esencia que se anima a despertar a la memoria y la invita a disfrutar. Entre estas y otras sensaciones provocadoras, se construye la primera parte de The Hobbit: Un Viaje Inesperado.

La cinta cuenta la historia de Bilbo Bolsón (Martin Freeman), 60 años antes de los eventos sucedidos en la trilogía de El Señor de los Anillos, un hobbit que es invitado a sumarse a una compañía de enanos liderados por Thorin Escudo de Roble (Richard Armitage) y Gandalf el Gris (Sir Ian McKellen). Su objetivo es tomar las tierras de Erebor, hogar de los enanos, los cuales fueron exiliados tras el ataque del dragón Smaug. Bilbo será la pieza fundamental de este grupo al tener un aroma desconocido para esta formidable bestia.

Peter Jackson es el Arquitecto de la Tierra Media, tras tomar los planos y cálculos de J.R.R. Tolkien, por cuarta vez consecutiva logra construir y erigir un obelisco que se sujeta firme a la tierra y alcanza el cielo con guiños a la sencillez y rindiendo honores a un pequeño personaje capaz de hacer tan grandes cambios.

Pues el héroe de esta historia no es un titán humano o un ser súper dotado, es un personaje que gusta de la comodidad, las tradiciones hogareñas y la mínimas ambiciones en cuanto a la vida. Un personaje que se desespera con facilidad y es superado por un estilo de vida que es ajeno a sus costumbres. Rol que interpreta con elegancia y certeza Martin Freeman, actor más reconocible por su rol de Watson en la serie Sherlock. Freeman logra encajar en este mundo y a la vez superando el desafío de ser el rostro nuevo de esta fiesta, una fiesta que de a poco va presentando otros invitados, a medida de conectar de mejor manera una trilogía con la otra que esta recién comenzando.

El Hobbit a medida que avanza presenta nuevas piezas musicales, Howard Shore toma la canción de los enanos en la casa de Bilbo y la reitera sutilmente a lo largo de la cinta, en la misma medida que la fanfarria clásica de “Bridge of Khazad Dum”  se transforma en en himno de esta aventura.

La música a la vez invita a clásicas piezas de la trilogía a sumarse a animar el relato, provocando ese mismo apetito a la nostalgia, como escuchar la fanfarria de Indiana Jones en el Reino de la Calavera de Cristal. Rivendell y Hobbiton no podrían ser mejor representados que por las clásicas melodías que le dieron vida.

Al entrar al cine uno cae en el miedo que tras el éxito, sin dudas, de ESDLA, el Hobbit se vea opacada. Pero el agregado de personajes como Thorin y su compañía, junto a la suma de nuevas criaturas, que encajan a la perfección en este mismo universo, le da nueva frescura y argumento para continuar el relato.

Sin embargo El Hobbit: Un Viaje Inesperado, falla en dos cosas. No cierra esta entrega con individualidad como lo hizo la trilogía pasada. En parte La Comunidad del Anillo y Las Dos Torres, cuyos finales estaban inconclusos, logran cerrar en sí una etapa de la historia, para luego dar paso a un cambio en la trama. Un Viaje Inesperado se pausa simplemente y no lograr enmarcar con fuerza su clímax y su final, a diferencia de las otras entregas de hace 10 años.

Por otro lado, Arzog el Orco Blanco, a mucha fuerza trata de incluirse en la trama como el principal antagonista de esta historia. Peso que no logra incluirlo o darle relevancia, a pesar de que se muestra con recursos y fuerza que sobrepasa a la compañía de enanos. Elemento que también dificulta en generar un clímax verdadero.

En conclusión, este Viaje Inesperado juega con la nostalgia, con rememorar una tierra antes visitada, truco que no volverá a resultar en su segunda entrega, pero que al cierre de su primer capitulo deja con el aroma y con el entusiasmo que una vieja aventura del calibre del Señor de los Anillos esta por empezar, y que con altas expectativas cierra para volver en Diciembre del 2013 con La Desolación de Smaug. Peter Jackson, gracias por volver.

Calificación: ★★★★☆

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s