Review: The Amazing Spider-Man

A 10 años de estrenarse la primera adaptación al cine del Hombre Araña, con la dirección de Sam Raimi, el afamado trepamuros de los comics vuelve en una versión más actual, con nuevos aires y motivaciones. Una propuesta cercana a lo que fue Christopher Nolan con Batman Begins y lo que será Zack Snyder este 2013 con The Man of Steel.

The Amazing Spider-Man cuenta la historia de Peter Parker (Andrew Garfield), quien tras ser dejado con sus tíos a temprana edad, descubre años más tarde un maletín que le abrirá la curiosidad de descifrar quienes fueron sus padres. Mientras estudia en la secundaria Midtown, conocerá a Gwen Stacy, una perspicaz estudiante que trabaja junto al Dr. Curtis Connors, curiosamente un viejo amigo del padre de Peter. Tras infiltrarse en su laboratorio, Peter será mordido por una araña alterada genéticamente, y como resultado de esto adquirirá habilidades que aumentarán su agilidad y fuerza.

Los reboots (nuevas propuestas a historias ya usadas), se dan más comúnmente ahora con los súper héroes. Las colosales productoras del séptimo arte se dan cuenta que nuevo brillo se les puede sacar a estas, ya sea gracias a efectos especiales actualizados o incluso el hacer más lucrativa una historia que no lo fue tanto. Ya tras el fracaso argumental de Spider-Man 3 en el 2007, Sony Pictures decidió relanzar la historia.

Por un lado tiene la oportunidad de aprovechar varios detalles y darle un nuevo enfoque a la trama. No obstante la sombra de personajes como Jonah Jameson, el histerico editor del periodico local, y Harry Osborn, el amigo fiel, quedaron descartados de su uso debido a los irremplazables actores que los caracterizaron. Sin embargo se da la oportunidad de rescatar a otros, tales como Gwen Stacy, el interés romántico del arácnido héroe.

Mar Webb; tras dirigir (500) Days of Summer y una decena de vídeos musicales; se hace cargo de este proyecto para tejer una nueva historia a este adolescente. Mezclando un poco de romance juvenil, crisis de identidad, problemas familiares, y el sentido de la responsabilidad al convertirse en un adulto. Webb logra entrelazar en ello una buena historia para este superhéroe particular. Pues la mayoría de los vigilantes encapotados, son hombres en sus treinta y pico, millonarios o con un trabajo estable. Peter Parker es diferente, sólo tiene 17 años, debe responder a los mandatos de sus tíos, luchar contra el matonaje en la escuela, sus deberes, y a la vez pasar por todos los cambios hormonales conforme a su adolescencia.

Por un lado el aire de comedia romántica facilita a la construcción del personaje, y en gran parte esto se allana en el personaje de Emma Stone, la chica rubia que hace brillar los ojos de Parker. A diferencia del personaje de Kirsten Dunst y su Mary Jane Watson, Gwen Stacy es menos damisela en peligro de lo que fue su contraparte pelirroja; al punto de que a veces da la ilusión que no necesita ser rescatada y puede salir de apuros por su propia cuenta. Junto con una personalidad menos inocente y más aguda en sus comentarios y reflexiones la hacen uno de los mejores aciertos de la trama.

El villano de turno es representado por Rhys Ifans, un científico falto de un brazo derecho, quien desea recuperarlo usando genética avanzada y cruza de especies. Y tal como muchos especialistas en ciencias de vanguardia sufre del complejo de Dios, una obsesión a desquitarse con su creador para recuperar la extremidad perdida. Y cuya locura e impredictibilidad se vuelve mayor al cometer el error de todo hombre de ciencia del cine: experimentar consigo mismo.

A pesar de ser su primera cinta de ciencia ficción, Webb hace un buen trabajo con las imágenes generadas por computadora, logra entregar ese aspecto llamativo de ver una persona de azul y rojo balanceándose por los edificios de Nueva York, y por otro, la transformación del Dr. Connors en The Lizard es bastante rentable en lo visual y un buen primer desafío para este héroe que esta empezando.

Con el antecedente de Los Vengadores hace sólo unos meses, la pregunta de si ¿Spider-Man estará en este grupo de personas con habilidades especiales?, no deja de estar. Pero la cinta con mucha sutileza y decoro, da una breve e ínfima pista sobre la relación que tendrá Peter Parker y Nick Fury después de los créditos. Si ya observaron la escena y no quedo muy claro les dejamos una pista aquí.

La película presenta uno que otro vacío como toda película de ciencia ficción, como ¿porqué el protagonista puede ceñirse a las paredes con el calzado puesto? ¿Cómo Peter y su padre tenían la misma calibración en sus lentes? entre varias más. Pero afortunadamente no quitan de tener una narrativa firme, aunque a veces predecible en un sentido aliviante.

The Amazing Spider-Man es una película diferente en su genero. Se acoge mejor en cuanto al estilo del personaje que Garfield le entrega, estando al borde de transformarse de nerd a hipster, con pasatiempos como la fotografía, la lectura y la tecnología de vanguardia. Dando un aire más actulizado al paradigma actual juvenil, mezclado con la frustración adolescente, el sentido de desenganche y descubrir quién eres. Un retrato conforme a las realidades actuales, y enfocado en la parafernalia del heroísmo pop y la sobriedad de la sencilla responsabilidad de tomar decisiones correctas.

Calificación: ★★★★☆

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s