La Salida de Fernando Lugo: ¿Qué ocurrió?

Paraguay es una nación de 6,3 millones de personas, se define como mayoritariamente católica, es la mayor exportadora del mundo en energía Hidroeléctrica y en contraste es uno de los países más pobres del continente. Esta nación, cuyo lema es “Paz y Justicia”, se encuentra en el foco de atención de sus vecinos latinoamericanos, tras la destitución de su Presidente hace sólo unos días. El mandatario se suma a una lista de 17 gobernantes de América Latina que han sido relevados de su cargo desde 1991.

Paraguay registra una intrincada y corrompida historia política este último siglo. Antes del abortado periodo Lugo, este fue precedido por 60 años de gobierno que pertenecieron a un único grupo: el Partido Colorado, y dentro de estos, se cuentan 35 de la dictadura del militar Alfredo Stroessner, que entre los años 1954 y 1989 se vio enclaustrada por asesinatos, deportaciones, torturas y otros abusos a los derechos humanos. Nicanor Duarte Frutos, último presidente de esta coalición, tras sus fallas en la pericia de gobernar, dejo las puertas abiertas para la entrada de Lugo, quien prometió dar fin al prebendarismo y la corrupción de la autoritaria herencia colorada.

Este viernes 22 de Junio, fue relegado del Palacio de los López, tras un juicio político aplicado según el articulo 225 de la Constitución Paraguaya, el que afirma que el mandatario sólo podrá ser sometido a este sumario únicamente por mal desempeño de sus funciones, por delitos cometidos en el ejercicio del cargo o delitos comunes. Un proceso que cerró con 39 votos a favor y 4 en contra. Las replicas en todo el mundo aún son portada en los diarios, lo que nos lleva a preguntar: ¿Qué fue lo que llevo al parlamento a tomar esta medida?

Ya muchos pronosticaban en el 2008, a meses de que Fernando Lugo asumiera la presidencia, que su mandato era muy debil y carecía de entereza, al solamente pasar los primeros 100 días.

Con el pasar de los meses, la coalición que representaba y lo apoyaba comenzaba a desintegrarse, su esperada reforma agraria no llego tan expedita como se esperaba, y comenzó la presión de movimientos campesinos, a lo que se unió el surgimiento de un grupo guerrillero y terrorista, el ejercito del pueblo paraguayo.

El partido Colorado aprendió con celeridad y comenzó a reforzar la figura de un polémico empresario, que prometía ser la clave para las elecciones del 2013, Horacio Cartes, calificado como el Rey Midas de Paraguay, quien ha tratado de igualar su ascenso económico con su escalada en la política.

El vicepresidente de Lugo, Federico Franco, quien ya se afirmaba como reemplazo de este, declaraba ante las bajas aprobaciones del gobernante, que: “…si las condiciones no están dadas hay que echar mano a lo que establece la Constitución.” A lo que se sumó que en el 2009 ya existieran rumores de un supuesto Golpe de Estado, tema que fue desmentido por el mandatario en su posición de Jefe de las Fuerzas Armadas de la Nación.

Ya entrado el 2010, la economía se recuperó con un crecimiento del 14%, algo bastante bueno en la región. Sin embargo ya en el 2011 y comienzos de este año, se precipitó drásticamente alcanzando un 3,8%. Según el FMI, el PIB paraguayo se reduciría en un 1,5% durante este año.

Luego de ser diagnosticado de cáncer linfático, que superó tras 6 sesiones de quimioterapia en Brasil, se redujo considerablemente la ofensiva ante el gobernante. Pero sólo fue la calma ante el huracán que se avecinaba.

Horacio Cartes afirmaba que Lugo había cumplido con todos los requisitos para calificar negativamente su desempeño, cuya ingobernabilidad dejó a todas las fuerzas políticas en su contra. Y la destitución ya era la opción más cercana.

El juicio político sería inaplazable con la muerte de 17 personas en la localidad de Curuguaty. Donde policías y campesinos se enfrentaron con armas de fuego. Un desalojo a agricultores sin tierras, que se encontraban en posesión de estas hace más de un mes en el departamento de Canindeyú.

Este 22 de Junio, tras el fallo del parlamento, Lugo habla en público tras ser efectiva su destitución, siendo recibido en aplausos por los asistentes y su gabinete, declarando que: “Hoy no es Fernando Lugo quien recibe un golpe, es la historia paraguaya, su democracia, la que ha sido herida profundamente. En la que han sido transgredidos todos los principios de la defensa, de manera cobarde y alevosa. Espero que sus ejecutores tengan presente la gravedad de sus hechos” sentenció firme en la sesión “Hoy salgo por la puerta más grande de la patria, el corazón de mis compatriotas, mis compañeros, que hoy están en las plazas, los caminos, que sueñan con un Paraguay diferente.”

Las repercusiones no se hicieron esperar en el mundo.

En Venezuela, el presidente Hugo Chávez declaro que no fue un golpe sólo al gobierno paraguayo, sino que se golpea al pueblo, a la UNASUR y el ALBA. En Colombia, José Manuel de Santos: “Formalmente no hubo ruptura de la democracia, ya que fue un procedimiento dentro de las instituciones democráticas”. En Ecuador, Rafael Correa: “El gobierno ecuatoriano no reconocerá otro presidente de Paraguay que no sea Fernando Lugo”. En Brasil, Dilma Rousseff: “Para nosotros, hubiese sido importante una solución negociada, o que se respetará el derecho de defensa”. En Bolivia, Evo Morales: “No reconocemos un gobierno que no surja de las urnas y del mandato del pueblo”. En Argentina, Cristina Kirchner: “Ante los graves acontecimientos ocurridos en Paraguay, el gobierno argentino ha dispuesto el inmediato retiro de su embajador en Asunción”.

A la salida de Lugo, asume Federico Franco su vicepresidente quien pertenece al Partido Liberal Radical Autentico, cuyo nuevo gobierno fue rápidamente respaldado por España, Alemania y el Vaticano, invitándolo a una misa especial.

A pesar de la presión internacional ante lo sucedido, los paraguayos están tranquilos. Parsimonia justificada en cuanto a la consolidación de los hechos burocráticos que han sucedido, pues el pueblo paraguayo esta convencido que son decisiones tomadas en otras esferas que son ajenas a ellos, y ya nada se puede hacer. Mientras tanto, los organismos internacionales y las naciones vecinas, discuten y se organizan en cuanto a las herramientas que pueden usar ante este acto. Venezuela dejó de comerciar petróleo con Paraguay y otros países han llamado a retirar sus embajadores.

Desde afuera la imagen es triste, pues más que relevar un presidente, lo lamentable es como se releva a un pueblo de su decisión y se deja en 43 personas. No se que pase en Paraguay en los próximos años, pero no es de extrañar que el empresario Horacio Cartes se alce el 2013 como el nuevo presidente por el Partido Colorado, y con el regresen los intereses económicos y el uso de poder desmedido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s