Barack Obama: La Promesa de Estados Unidos

El socialista François Hollande, tras derrotar a Nicolas Sarkozy de la UMP, se anota como el próximo en ocupar el Palacio del Elíseo en Francia,  y mientras tanto en el resto del mundo: Republica Dominicana, Mexico, Puerto Rico y Venezuela se preparan a elegir su siguiente mandatario este año. Y como el gran evento central, a sólo 6 meses, Estados Unidos se alista a una nueva elección bipartidista que enfrentara a Republicanos y Democratas. El sucesor de George W. Bush deberá enfrentar al empresario Mitt Romney, tras encarar uno de las peores décadas en en la historia del país del Norte.

Esta semana, el presidente Obama ha afirmado apoyar el matrimonio entre personas de mismo sexo, uno de los temas más polémicos y a veces proclives a ganar una elección como es la que pronto llegará en Noviembre. Es la primera afrenta de batalla en la campaña del actual mandatario.

Por ello revisamos el gobierno de uno de los líderes más simbólicos del Siglo XXI. Y lanzamos la pregunta: ¿Barack Obama merece 4 años más de gobierno?

Corre Noviembre del 2008. Un hombre afroamericano, camina junto a su esposa e hijas en una tarima frente a cientos de personas en el Grant Park, su ciudad natal, Chicago. Una figura que personifica esperanza, después de 8 años de uno de los peores gobiernos de Estados Unidos. Pero entre los círculos periodísticos estaba la duda: ¿Era este un buen momento para ser Presidente? ¿Quién querría enfrentarse a una crisis de tal magnitud?

La economía se encontraba a la deriva en las profundidades de una vicisitud que el mundo no veía desde aquél Jueves Negro. Y ver los gráficos de las acciones de las principales firmas norteamericanas, era como ver el monitor cardíaco de un paciente en estado terminal.

La industria automovilística estaba a cortos periodos de desmoronarse, y los principales sectores financieros, como corazón que bombeaba a todo este sistema, estaba en taquicardia. Según Austan Goolsbee, economista de la Universidad de Chicago, para Enero del 2009 en sólo 6 meses se había formado una de la peores crisis en el sistema inmobiliario del que se tenga registro en América. Y Peter Orzag, Director de Presupuesto, había confirmado al presidente que esta crisis aportaría trillones en la deuda nacional. Desde los tiempos de Franklin Delano Roosevelt, que tantos problemas caían sobre un sólo hombre.

Dentro del análisis politico, se utilizan los primeros 100 días, como una forma de medir la temperatura de un gobierno entrante. Y para el mandatario las duras decisiones que tendría que tomar, no sólo determinarían el curso del país, además revelarían su caracter para el cargo. La primera decisión: ¿Donde empezar?

Seis meses antes de que asumiera, se habían perdido 3.5 millones de empleos, y la actuación debía ser diligente. Gran parte de los trabajos de la clase media se estaban perdiendo, y el fondo económico ya promulgado, mantendría a los profesores en las escuelas, los policías patrullando, y las instituciones de respuesta primaria listas. Un total de 787 mil millones de dólares que apoyarían con subsidios, recortes de impuesto y financiamiento en obras públicas, que tratarían de restaurar la esperanza del crecimiento.

Con ello se sumo la crisis de la industria automotriz, quienes proveían de gran parte de los empleos del país, y pedían un rescate a su pronosticado hundimiento. Y ahí la opinión pública estaba dividida, pues muchos argüían a dejar que se derrumbasen, pero los empleos en las manufacturas y repuestos eran imprescindibles para la tasa de ocupación, y aún así, si el mandatario, apoyaba el financiamiento, este podía no ser exitoso y repercutir aún más en la crisis.

En uno de sus tantos discursos había recordado a sus padres y abuelos, y reflexionaba que ellos crecieron en la crisis del 29, “tener un trabajo era más que un cheque, pues si algún día lo perdías, no importa cuan grande fuese tu espíritu, esto terminaría por hundirte”. Y decidió intervenir.

Pero esta no sería la única de las tantas crisis que otro presidente preferiría evadir.

Desde el año 1999 el costo del seguro de salud, se había triplicado junto con la tasa de inflación. Provocando que muchas familias se ajusten el cinturón y redujeran su consumo con tal de garantizar su bienestar. El ambiente era hostil y ya durante varias generaciones en la Casa Blanca se buscaba una solución a este dilema. Y tras muchos debates con la legislatura, y sabiendo por experiencia propia el costo de la espera, recordando a su madre, la reforma sanitaria fue aprobada por 220 a favor contra 211 en contra.

Sin comprometer la estabilidad nacional, pero si la imagen internacional, una de las grandes promesas de su candidatura: fue el cierre del Centro de Detención en Guantanamo. Actualmente usado para encarcelar en la bahía de Cuba, prisioneros relacionados con actividades terroristas, es algo que tanto el como su candidato en las elecciones habían prometido hacerse cargo. Obama, una vez ya en el mando, había dejado en claro su postura, en cuanto a no pasar de Mayo del 2010 el cierre de las instalaciones. Y ya a más de 2 años de esta promesa, y que siga sin cumplir, ha recibido duras críticas de los expertos, como lo hicieron los Marines de la Armada en el New York Times, con un artículo bautizado “Guantanamo para Siempre”.

Pero fuera de la crisis en casa, una de sus decisiones claves las haría como Comandante en Jefe. Y tras su plan de llevar las tropas a casa, el momento más intrincado sería la revelación del paradero del líder de Al Qaeda Osama Bin Laden. Y que tras ocho meses de planeación, redujo a 40 minutos de incertidumbre ¿En avanzar o no?, y tras 10 años, el principal culpable de los atentados del 9/11 había sido asesinado en Pakistán. Y en entrevistas, el presidente, afirmó que no fue hasta cuando todos los hombres de la operación cruzaron hasta la Zona Verde, que se permitió cierta satisfacción.

Y el no sería el único satisfecho, con los triunfos que fueron acaeciendo en los siguientes meses. La cobertura de salud estaba aprobada. 2.5 millones de jóvenes adultos ahora tenían seguro, 17 millones de niños no serían negados de condiciones preexistentes. Expandió los descuentos en medicamentos para la tercera edad. Restauró e incrementó el financiamiento a los laboratorios que investigaban las células madre. Aumento la investigación en el uso de combustibles eficientes, y actualmente ha doblado la búsqueda de recursos renovables. Subió las exigencias en escuelas de 46 estados, y promulgó el Acta de Protección al Consumidor y la Reforma Dodd-Frank en Wall Street, regulando las compañías de crédito y a la vez evitando que una nueva crisis cayera como lo hubo hace 4 años.

Y a la vez llevo igualdad a los soldados, quienes podrán servir a su país sin importar a quien amen.

Las norteamericanas, encontraron tambien la igualdad con el Acta de Equidad Salarial Lilly Ledbetter, que aseguraba que toda mujer que realizara el mismo trabajo que un hombre, debía recibir el mismo sueldo. Y en Mayo de 2009 anunció la nominación de Sonia Sotomayor  a juez asociado del Tribunal Supremo, y ya para Agosto, el senado la confirmó como la primera mujer hispana en ser Juez.

Las medidas económicas comenzaron a dar sus frutos estos últimos semestres, logrando General Motors en Mayo del 2011, anunciara la inversión de 2 billones de dólares en 17 plantas en el país, y volviendo a ser la empresa automotriz número uno en ventas a nivel mundial.

Y a sólo 6 meses de los comicios presidenciales, Obama ha ganado bastante terreno en su trabajo en la Casa Blanca, pero según informaciones de este 12 de Mayo en La Tercera, el candidato Mitt Romney por el partido republicano se la ha ganado en campaña, llevando el 50% de los votos, en comparación al actual mandatario que tiene un 43%. Tal vez las repercusiones en cuanto al matrimonio homosexual vuelvan a poner las cosas a su favor, siendo que ya Romney ha marcado su postura defendiendo los principios conservadores de la familia.

Y Barack Obama no ha hecho un mal trabajo en comparación a lo que ha enfrentado, ha mostrado ser la cara que recuperó el respeto a uno de los principales poderes del mundo, y que a la larga han provocado emociones loables dentro de la ciudadanía y el mundo. Y la gente necesita esas sensaciones que ensalzan el espíritu. Y estas, algunas veces, ganan elecciones. Es cosa de ver como acá en nuestro país, presidenciables tan carismáticos y cercanos como la ex presidenta Bachelet y el titular de Obras Públicas Laurence Golborne han resultado en las últimas encuestas. Miradas e impresiones de la ciudadanía que ayudan en la labor de un líder.

En Estados Unidos, aún queda mucho por hacer, por trabajar y por construir. Una promesa que el ganador del Nobel de la Paz en el año 2009, espera cumplir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s